13.1.09

José Luis Rodriguez Alpargatero I

   Me tiene usted anonadado con su gallarda postura ante la invasión sionista de Gaza, retirada de Irak, anticlericalismo, defensa del los derechos del colectivo homosexual, memoria histórica…. ¡Por fin ha llegado el libertador, el Mesías tan añorado por la izquierda!

Pero no. Todo es una farsa, una muleta, más bien capote, dado su tamaño, que ofrece a la izquierda para distraer su mirada y entendederas de la cruda realidad:




   Su política no es de izquierdas ni derechas, ni de centro, ni pragmática. Es naif: Consiste en amordazar con falsas lisonjas y esperanzas al que más chille en cada momento.
Le ofrece una cantidad ingente de millones a los bancos para incrementar el crédito, pero sin exigir garantías. Bancos que por otra parte, hasta hace nada presumían de unas ganancias leoninas. ¿Ayuda para qué? Si conservan esas ganancias no necesitan su (nuestra) ayuda y si las han perdido es que son unos manirrotos que no merecen su (nuestra) confianza. Además la sociedad española no necesita créditos para seguir inflando una burbuja alimentada por la especulación de los grandes grupos de capital y poder, sino trabajo y productividad, bienes tangibles y no cuentas de la lechera. Es necesario, aunque duro, devolver su valor real a los bienes y vivir según nuestras posibilidades para poder crecer sobre seguro, lo otro es esconder la cabeza como las avestruces y seguir echando leña a la hoguera, nunca mejor dicho, de las vanidades. (Continuará)

No hay comentarios:

Publicar un comentario