26.4.10

Poderes fácticos (fascistoides)

La sociedad española está dirigida, en la sombra, y dominada por poderes fácticos perniciosos y arcaicos que no la dejan progresar.

Esta situación tiene su raíz en que jamás hubo una revolución que devolviera el poder a su legítimo dueño: EL PUEBLO SOBERANO

La transición sólo fue buena por ser pacífica, pero no por ser una verdadera transición, sino una claudicación ante el verdugo, al que se le respetó y mantuvo en su poder económico e institucional, que llega hasta nuestros días. Cambió la bala en la cabeza y el terror por una legislación que le asegura la conservación y ostentación del poder y riqueza usurpado al PUEBLO a sangre y fuego. Hasta se permitieron el lujo de nombrar a nuestro actual monarca como sucesor (y para ellos defensor y valedor) del régimen.

No es un sueño

La sociedad española esta hastiada de tanta corrupción, “laisse affaire”, complacencia, desidia, mediocridad, egoísmo, oligarquía, ambición desmedida, arbitrariedad, mezquindad, innobilidad, negligencias y simple maldad: vivimos en el “Estado de la indecencia”.