12.7.12

SOBERANIA POPULAR YA!!


Si la mayoría del pueblo se sintiera defraudado y amenazado, incluso de muerte, por las políticas de un gobierno deslegitimado de palabra, obra y omisión. ¿Tendría que esperar unas nuevas elecciones? ¿Debería contemplar callado y obediente como los derechos conquistados con sangre, sudor y lágrimas por sus ancestros son vilipendiados y esquilmados?  ¿Poner la otra mejilla cuando es abofeteado por pedir explicaciones de tanta injusticia?


¿O quizás debiera plantarse, con los brazos en jarra, frente a los poderes constituidos y exigirles como legitimo titular de la soberanía y como poder constituyente, que cesaran de inmediato en sus funciones y devolvieran el poder a sus ostentadores primigenios?

¿No es necesaria una tabula rasa para todos los poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), pues lejos de mantenerse independientes han yacido, impúdicamente, unos con otros y todos juntos a su vez, compartiendo las mismas corruptelas y exhalando la misma ponzoña?

¿No es necesaria una reconversión total del modelo de Estado con la que se pongan en valor los recursos propios (agricultura, ganadería, pesca…), favoreciendo una economía productiva en detrimento de la especulativa. Donde se proteja el producto nacional en la medida en que lo poseamos?

¿Acaso no es acuciante una redistribución de la renta y los medios de producción justa, equitativa y social?

¿No es imperante deshacerse de subcontratas, deslocalización internacional e incluso de la globalización?

¿Una empresa que se lucra en un determinado país, no debiera producir,  o crear, los servicios o manufacturas que vende en ese mimo país, de modo que a su vez cree empleo y riqueza?

Es el momento de una Asamblea Constituyente, de una renovación total y absoluta pues de lo corrompido no se puede esperar nada bueno.

Es la hora de defender la Nación, no como entelequia, pulserita, banderita o cántico vacío, sino como suma de ciudadanos anónimos, vidas, anhelos y sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario