21.9.14

OBSESIÓN


La primera vez que viajamos a Punta Cana (República Dominicana) estaba de moda este tema (en España aún no), sonaba a todas horas y en todas partes y la verdad es que en el Caribe se escucha de manera distinta, parecen estar hechos el uno para el otro.






Este tema me trae recuerdos de una de las épocas mas felices de mi vida, tenía amor (lo conservo), dinero y vacaciones (esto ya se perdió) pero pasado el tiempo, entonces también pero no tanto, soy consciente de que mi felicidad se anclaba en el sufrimiento de otros, los camareros, camareras de piso, jardineros, recepcionistas etc..con unos sueldos miseros.

Lo añoro, echo de menos ese estado de ausencia en una suerte de viaje a un mundo imaginario donde no existen relojes (puedes hacer cualquier cosa a cualquier hora), ni monedero ( ya vas con todo incluido), esas sonrisas de personas con sueldos paupérrimos (serian falsas?), esa dicha compartida en un paraje de ensueño, amor y cocolocos...

Creo que aún siendo consciente de que es felicidad se basaba en la explotación de otros, si hoy pudiera volvería y cantaría aquello de:



No se en qué me convierte eso y quizás no quiera ni soporte saberlo.

PD: Hoy cumplo 45 años, quizás tenga algo que ver con estas reflexiones. Creo que lo expuesto me convierte en humano, demasiado humano....